TOTAL te acerca distintas recomendaciones para que viajes con tus mascotas de manera segura. Qué hacer, qué no, cuáles son los riesgos y cuáles las responsabilidades de transportarlas en tu auto.

Viajar con mascotas en un auto acarrea una gran responsabilidad para el conductor. Por su comportamiento, los animales son susceptibles de provocar una distracción, dificultar la visibilidad o aumentar los riesgos ante un accidente. Para garantizar la seguridad, tanto de los pasajeros como de la mascota, hay que respetar las normas de tránsito que establecen que el animal debe ir atado para que no se desplace ni comprometa la estabilidad del vehículo.

    perro-suelto

    ¿Cuáles son los riesgos de que la mascota viaje suelta?

    Es importante entender que una mascota suelta aumenta las consecuencias en caso de un accidente. Si tenemos una desaceleración a 50 km/h, el animal multiplica su masa hasta cincuenta veces. En caso de impactar contra alguno de los pasajeros, podría ocasionar lesiones severas. Un choque a 100 km por hora un perro de 20 kilos multiplica su peso por treinta y puede golpear a un objeto o a una persona como si pesara 600 kilos, transformándose en un proyectil.

    ¿Qué establecen las leyes?

    Si bien la legislación nacional de tránsito no reglamenta el traslado de las mascotas prohíbe “transportar cualquier carga o elemento que perturbe la visibilidad, afecte peligrosamente las condiciones aerodinámicas del vehículo, oculte luces o indicadores o sobresalga de los límites permitidos”.

    En la Provincia de Buenos Aires,  la ley 13.637 establece que “ningún conductor podrá llevar animales en el asiento delantero, estos deberán ser transportados en el asiento trasero y atados con correas de modo tal que no puedan saltar al asiento delantero”. La ley 2.148 de tránsito de la Ciudad también se expresa sobre el tema ya que prohíbe a los conductores “transportar animales sueltos”.

    ¿Cómo se aconseja transportar a los animales?

    La Agencia Nacional de Seguridad Vial dio a conocer algunos consejos para llevar a las mascotas en los autos. Se recomienda sujetarlas con arneses, en jaulas o caniles en el asiento trasero. Esto es para que no molesten al conductor y no sean un elemento de peligro en el interior del auto”.

    gato en jaula.jpg

    La palabra del especialista

    vet.jpg

     

    Para conocer más sobre los cuidados al transportar mascotas en el auto,  consultamos al veterinario Sebastian Adamow, Licencia 9127 que nos dejó algunos consejos.

    Los perros deben ir atados con el cinturón reglamentario que se vende en las veterinarias o en los “Pet Shop”. Se adaptan al arnés y se abrochan a la hebilla del cinturón de seguridad. En el caso de los gatos, hamsters o perros chicos deben ir en cajas para evitar que se muevan en el auto.

    Es fundamental que vayan atados porque de lo contrario se pueden provocar accidentes con heridas para los pasajeros. Un perro puede pesar poco, pero a gran velocidad representa un gran riesgo por el golpe. Los gatos también suelen escurrirse por los pedales del auto si están sueltos y eso es un gran riesgo para el que maneja.

    Siempre depende del carácter del animal. Si es muy ansioso o que sufra de estrés, hay medicamentos y es recomendable. Pero en lo posible, trataría de evitarlo.

    Siempre es preferible que tenga unas horas de ayuno. Que no tenga el estómago lleno de comida por riesgo al vómito o que tenga que hacer sus necesidades.

    Si el viaje es de 300 o 400 kilómetros, no es necesario, pero si es más largo se recomienda que baje para que camine, tome agua y pueda hacer sus necesidades.

    Hay algunas mascotas que son más cariñosas y necesitan un contacto permanente con el dueño, pero otras no tanto. Lo importante en un viaje es no estar tan pendiente de la mascota para que no se altere y tomar la situación como algo normal.

    Qué SÍ se recomienda hacer:

    • Llevarla atada.
    • Parar y descansar cada dos horas para que pueda descansar.
    • Llevar agua para que el animal pueda beber durante el viaje.
    • Colocar una manta o toalla para que la mascota no manche el tapizado.
    • Llevar una medalla identificatoria con el nombre de la mascota, de su propietario y un teléfono de contacto.

    Qué NO hay que hacer:

    • Dejarlo suelto
    • Cedar a la mascota. No se recomienda medicarlos sin consultar antes a un especialista.
    • Dejar a tu mascota encerrada. 
    • Permitir que el animal saque la cabeza por la ventana
    • Darle mucha agua antes de viajar.