Existen tres tipos de aceite de motor:

Aceites minerales

  • Se obtienen de aceites base extraídos de aceite crudo y posteriormente enriquecidos con aditivos químicos para mejorar su desempeño.
  • Son perfectamente adecuados para viajes diarios o paseos a velocidades razonables fuera del ambiente urbano.

Aceites semi-sintéticos 

  • Son una combinación de aceites minerales y aceites con base sintética. Son perfectamente adecuados para uso normal en ambientes urbanos o manejo a altas velocidades para todo tipo de vehículos.
  • Estos aceites son altamente resistentes a la oxidación y se recomiendan para condiciones de temperaturas extremas.

Aceites 100% sintéticos

  • Se obtienen a través de diversos procesos de refinamiento o en laboratorios utilizando aditivos de alta calidad. La síntesis de aceites a través de este método tiene muchos beneficios. El resultado es un lubricante de alto desempeño que extiende la vida de tu motor, mejora su protección, incrementa los intervalos entre los cambios de aceite y reduce la fricción – en consecuencia se disminuye el consumo de combustible.